Publicada el Jeudi, 15 de juin de 2017

El Consejero de Hacienda defiende la reforma fiscal, que “no es letal, letales son el fraude y la evasión”

En respuesta a una interpelación del PPN, que asegura que “la inmensa mayoría de los navarros ha padecido el afán recaudatorio y la mala planificación del Ejecutivo Foral”

La portavoz del PPN ha opinado que la reforma parte de una "mala planificación" tiene consecuencias en la reducción de la contratación y la caída del consumo y no ha conseguido los objetivos que se habían marcado.

 

El consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu, ha sostenido hoy que la reforma fiscal, cuyas consecuencias serán analizadas tras el verano, "no es una reforma letal, lo letal es el fraude y la evasión fiscal".


Así se ha pronunciado al ser interpelado en materia general de política fiscal por la portavoz del PPN, Ana Beltrán, quien ha alertado de los "efectos negativos" de la "fiscofilia" y ha insistido en que esto también es "letal, lo otro (fraude y evasión) es muy, muy letal".

Mikel Aranburu ha recordado que cuando llegaron al Gobierno se encontraron con "un escenario bastante complicado, con nada de tesorería, 6.000 millones de deuda, unos recortes importantes y una electoralista bajada de impuestos de 2014 que había que revertir".

"La reforma era urgente y a la vez es gradual", ha indicado, tras lo que ha apuntado que van a seguir trabajando en ella, al tiempo que ha sostenido que se ha conseguido incrementar los recursos para financiar el gasto público.

En cuanto a los impuestos, el consejero ha afirmado que las reformas "no han sido especialmente duras, mucho menos sangrantes" y ha citado como "las más importantes" la modificación de la tarifa del IRPF a partir de 30.000 euros, que va a suponer en algunos casos unos 70 euros más al año.


Respecto al mínimo vital o familiar, Aranburu ha defendido que tiene que ser igual para todos y con este sistema "el funcionamiento del impuesto es neutral, equitativo y se ha ganado en progresividad".


"Bajar impuestos favorece a los ricos, endeudarse favorece a los ricos y pone en perjuicio e hipoteca a la Comunidad foral", según el consejero, quien ha subrayado que no hay argumento para que los bienes afectos a actividades empresariales de las personas físicas no tengan que tributar, lo que no ha sido compartido por Beltrán. Del impuesto de Sociedades ha comentado que no es gravoso, ni afecta a las economía de las empresas.

Aranburu ha afirmado que están vigilantes por si la fiscalidad ha influido en la domiciliación de las personas físicas, sin que por ahora les conste que haya sido así, y ha avanzado que tras el verano compartirán con todos los grupos sus reflexiones sobre los efectos de la reforma fiscal.

Previamente la portavoz de la A.P.F. PPN, Ana Beltrán, ha criticado la reforma, que ha considerado "letal" para Navarra, las clases medias y especialmente las familias, con efectos para 2016 y siguientes, que puede "sembrar malas simientes" para el devenir de la comunidad.


"Todo el que hace la declaración de la renta se enfada, no hay nadie al que le haya salido la renta mejor que el año pasado, todo el que gane más de 19.000 euros está pagando más que el año anterior", ha subrayado Beltrán, quien ha denunciado que la inmensa mayoría de los navarros ha padecido este "afán recaudatorio".

La portavoz del PPN ha opinado que la reforma parte de una "mala planificación" tiene consecuencias en la reducción de la contratación y la caída del consumo y no ha conseguido los objetivos que se habían marcado.


La reforma fiscal ha sido también cuestionada por Juan Luis Sánchez de Muniain (G.P. UPN), quien tras aludir al endeudamiento de las familias, ha afirmado que la reforma "recorta a las familias cuando más lo necesitan" y por Ainhoa Unzu (G.P. PSN), quien ha rechazado el tratamiento del IRPF y ha instado a hacer un impuesto más justo y ajustado a la realidad social. Unzu ha valorado el camino emprendido en el impuesto de Sociedades, lo que ha sido destacado por José Miguel Nuin (A.P.F. I-E), quien se ha mostrado "encantado" de escuchar eso.


Jokin Castiella (G.P. Geroa Bai) ha rechazado los discursos "populistas que piden pagar menos" y ha abogado por una política fiscal que dé estabilidad, tras lo que Adolfo Araiz (G.P. EH Bildu) ha acusado a Beltrán de defender "la política de las termitas fiscales", frente a lo que él ha apostado por un "sistema justo, progresista, equitativo y solidario que garantice los ingresos".


El portavoz de EH Bildu ha advertido que hay abordar el tema de la fiscalidad verde y mejorar el impuesto de Sociedades, opinión compartida por Laura Pérez (G.P. Podemos-Ahal Dugu), quien ha reprochado a quienes se quejan ahora de la subida de los impuestos, que esto se ha debido a la anterior reforma fiscal, tras lo que ha abogado por “revisar la reforma y reorientarla para terminar la tarea pendiente”.